WhatsApp

BDSM

Iniciación al BDSM

Seguro que alguna vez has escuchado hablar de alguna de las disciplinas que engloban las siglas BDSM, si aún no las conoces, te las presentamos, se trata de Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo. A pesar de que mucha gente piense que son técnicas sexuales para depravados, nada tiene que ver con la realidad. Se trata de diferentes formas de disfrutar de un encuentro sexual, en el que ambas partes son conscientes de lo que están haciendo y encuentran excitación en las prácticas. Entonces, ¿qué problema hay? ¡Ninguno!

Lo que queremos conseguir con este artículo es que conozcas brevemente cada una de las disciplinas y que sepas los primeros pasos que debes seguir si te animas a probar alguna. Así que, mente abierta y bienvenid@ al mundo del BDSM.

¿En qué consiste cada una de las disciplinas del BDSM?

A pesar de ser diferentes técnicas sexuales, se agrupan debido a que tienen algo en común: todas ellas buscan la satisfacción sexual en el intercambio de poder mientras dura la práctica. Aunque en cada una de ellas se lleva a cabo de diferente forma.

  • Bondage: consiste en inmovilizar el cuerpo de otra persona mediante cuerdas, lazos, esposas o todo lo que se te pueda ocurrir.

  • Disciplina: se establecen una serie de normas que la persona que se encuentra en el papel de sumisión debe acatar. En caso contrario, se le someterá a una serie de castigos con el fin de conseguir corregir estos fallos.

  •  Dominación: es el rol, dentro de la disciplina, que controla la situación. La persona dominante encuentra la satisfacción en imponer sus normas sobre el sumiso y castigarle en el caso de que este no acate sus indicaciones.

  •  Sumisión: unida a la disciplina anterior, no puede existir una sin la otra. En este caso, la persona que interpreta el papel de sumiso es aquel que acata las órdenes, deseos y voluntad del dominador.

  • Sadismo: este nombre viene dado por el Marqués de Sade, el cuál estuvo gran parte de su vida en la cárcel debido al abuso y tortura que infligía hacia sus doncellas. Esta técnica consiste en sentir placer sexual ocasionando algún tipo de sufrimiento en otra persona. Esta disciplina no tiene que ver con ningún tipo de violencia ya que ambas partes son conscientes de la realización de las diferentes acciones y las aceptan.

  •  Masoquismo: disciplina ligada directamente al sadismo, ya que se trata de la satisfacción al recibir algún tipo de dolor, ya sea físico o psíquico. También se consigue la excitación mediante la dominación, humillación y sometimiento.

Consejos para adentrarse en este tipo de prácticas sexuales

Lo primero que debes tener en cuenta antes de poner en marcha alguna de estas disciplinas, es que debe tratarse de una relación de consentimiento mutuo, donde ambas partes están de acuerdo en llevar a cabo este tipo de prácticas sexuales. Es aconsejable, además, que la persona que escojas como compañera para este tipo de excitación sexual sea alguien de plena confianza. Ambos debéis tener la mente abierta, imaginación y, sobre todo, muchas ganas.

Tenéis que fijar unos límites y es importante determinar una palabra de seguridad, para utilizarla en cualquier momento en el que no estéis a gusto con el camino que está siguiendo el encuentro.
Intenta evitar la práctica de estas disciplinas con todas aquellas personas obsesionadas con su rol, puede llegar a resultar peligroso.

Y, por último, antes de empezar, debes equiparte bien, existen artículos y juguetes sexuales especialmente diseñados para las diferentes prácticas del BDSM, desde esposas y otro tipo de objetos de agarre, hasta fustas, máscaras, y conjuntos de cuero. Puedes ver todos nuestros artículos relacionados con estas disciplinas, aquí. Escoge los que más se adapten a tus gustos y ¡comienza a disfrutar del BDSM!

Leer más
Filtrar Por
Mostrando 1-16 of 34 artículo(s)

Menú