WhatsApp

Juntos por un mundo más sano

Publicado en4 meses hace

Puede afirmarse abiertamente que las enfermedades de transmisión sexual son uno de los primeros problemas conocidos de salud pública. Juntos las podemos combatir.

España se ha convertido en el país número 1 en Europa a nivel de casos de sida. Este número es tan alarmante que vamos a hacer lo posible para bajar de este podio.

¡Apóyanos en la lucha contra las enfermedades de transmisión sexual!

La evolución de las ETS

El ser humano siempre se ha caracterizado por su búsqueda constante de bienestar en todos los aspectos de la vida. La obtención de placer a través del contacto sexual, ha condicionado al hombre en gran medida a seguir buscando satisfacción. Desarrollando toda clase de herramientas y prácticas que lo ayuden en su búsqueda de placer. Es por ello que, a lo largo de la evolución del mundo, hemos notado lo importante que resulta el sexo para el hombre. Notando también que la evolución y la lucha por lograr el máximo placer sexual posible, va de la mano con grandes inconvenientes. 

Puede afirmarse abiertamente que las enfermedades de transmisión sexual son uno de los primeros problemas conocidos de salud pública. Siendo una de las principales causas de muerte en el mundo. No obstante, en la actualidad y gracias a la concientización de las nuevas generaciones, el panorama resulta más positivo y alentador. Por lo que ahora las personas pueden disfrutar abiertamente de su sexualidad, con mucha responsabilidad y cuidado.

 

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?

 

Las ETS o Enfermedades de Transmisión Sexual son aquellas enfermedades que pueden ser contagiadas principalmente por contacto sexual. Aunque existen más de 30 tipos de bacterias, parásitos y virus, son 7 de ellos los más comunes y conocidos. Estas enfermedades de transmisión sexual más comunes son:

  •          VPH. (Virus)
  •          Herpes genital. (Virus)
  •          VIH/SIDA. (Virus)
  •          Gonorrea. (Bacterias)
  •          Clamidia. (Bacterias)
  •          Sífilis. (Bacterias)
  •          Tricomoniasis. (Parásitos)

Es importante saber que estas enfermedades afectan a todas las personas por igual. Indiferentemente de su sexo, sus creencias religiosas, su edad, su orientación sexual o sus hábitos. Todos estamos expuestos a padecer estas enfermedades si no tomamos las previsiones necesarias y nos cuidamos.

Síntomas de ETS:

Aunque algunas de estas enfermedades pueden pasar desapercibidas mucho tiempo, incluso años, cuando se manifiestan poseen síntomas reconocibles. Todas tienen síntomas característicos, pero en general estos suelen ser:

  •          Sensación de dolor o ardor al orinar.
  •          Protuberancias o ulceraciones en la zona genital, rectal u oral.
  •          Flujo vaginal inusual, de aspecto y color extraño con un olor desagradable.
  •          Secreciones malolientes provenientes del pene.
  •          Sangrado vaginal inusual.
  •          Dolor durante el contacto sexual.
  •          Ganglios infamados y dolorosos, generalmente en la zona de la ingle.
  •          Dolor en la parte inferior del abdomen.
  •          Erupciones cutáneas en el pecho y las extremidades.
  •          Fiebre.

 

Dependiendo de la enfermedad, estos signos y síntomas pueden aparecer al cabo de unos días luego del contagio. En algunas ocasiones las señales pueden aparecer muchos años después.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de contagio de ETS?

Todas las personas sexualmente activas se encuentran en riesgo de contagio. Esto no quiere decir que todas las personas sexualmente activas vayan a infectarse alguna vez con total seguridad. Simplemente estas personas deben tener en cuenta los riegos que existen y reconocer a lo que se exponen con cada contacto sexual. Por esto que se deben tomar precauciones para evitar infectarse e infectar a otros.

La toma de consciencia es la mejor arma que podemos tener en contra de estas enfermedades.

Sin embargo, muchos estudios han revelado que existen ciertos factores de riesgo que aumentan la posibilidad de contraer una ETS. Estos factores son:

  •          Relaciones sexuales sin protección.
  •          Mantener relaciones sexuales con muchas parejas.
  •          Tener una ETS potencia la posibilidad de infectarse de otra enfermedad de esta índole.
  •          Consumir drogas recreativas o abusar del alcohol.
  •          Desconocimiento de medidas de seguridad.
  •          El uso compartido de jeringas.

Prevención de enfermedades de transmisión sexual:

Existen ciertas formas de reducir el riesgo de contagiarse de las enfermedades de transmisión sexual. A menudo, estas prevenciones pueden ser la forma más efectiva de evitar el contagio.

La abstención: es la forma más efectiva deprevención, puesto que anula casi en su totalidad el contagio.

La monogamia: una relación duradera y mutuamente monógamaes otra forma efectiva de evitar las ETS.

Realizarse pruebas antes: con un examen rápido y sencillo, es posible detectar las ETS. Por lo tanto, antes de mantener relaciones sexuales con un nuevo compañero, realizaros pruebas ambos para descartar posibles enfermedades.

Ponerse las vacunas: existen ciertas vacunas que previenen algunas ETS. La Hepatitis A y B, además del VPH, son una de estas enfermedades que pueden evitarse con una vacuna a tiempo.

Usar protección: el uso de preservativos y protectores dentales de forma constante y correcta, salvan muchas vidas diariamente. Es un de las formas de prevención más conocidas y usadas. Por lo que, es mejor utilizar estas protecciones con cada pareja sexual hasta que ambos os realicéis una prueba para descartar enfermedades.

Recomendaciones:

  •          Antes de cualquier contacto sexual, es importante comunicarte con tu pareja para practicar sexo seguro.
  •          No consumas ningún tipo de sustancias estupefaciente. Esto te hará correr más riegos sexuales al no estar en todas tus facultades de reaccionar ante cualquier situación.
  •          La circuncisión masculina puede reducir el riesgo de contagio de VIH, VPH y Herpes genital en un porcentaje considerable.
  •          Es importante realizarse pruebas anualmente. En caso de tener muchas parejas sexuales, es recomendable hacerlo cada 6 meses.
  •          No tengas miedo a decir que NO en caso de que sientas que tu propia integridad sexual se puede ver afectada.

Conclusión:

A pesar de las largas luchas de la humanidad contra las enfermedades de transmisión sexual, éstas siguen presentes hoy día. Es vital reconocer los factores de riesgo que existen, además de tener en cuenta las formas de prevención. Aunque la abstención sexual es una forma de anular las posibilidades de contagio de enfermedades por contacto sexual. Lo cierto es que, tomando las previsiones necesarias, puedes disfrutar de tu sexualidad libremente.

En la lucha contra las enfermedades de transmisión sexual, lo más importante es crear consciencia. Transmitir la información necesaria para que las personas se cuiden mucho más. Y sobre todo normalizar la realización constante de pruebas, la implementación de métodos de barrera y cualquier medio que evite el contagio.

Cuidarte, es cuidar a tus futuras parejas sexuales y de esa forma disminuir los casos de contagio en el mundo. Disfrutar de la sexualidad es un regalo maravilloso que posee el ser humano. No obstante, es algo que debemos tomar con todo el respeto y seriedad que merece.

 

Etiqueta: Noticias, prevención
Dejar un comentario
Deja su comentario

Menú