WhatsApp

Foot fetish - el morbo por los pies.

Publicado en23/08/2021 por

Foot fetish - el morbo por los pies.

 

Cuando se trata de sexo, cada persona tiene fantasías y preferencias diferentes que se van descubriendo a través de las experiencias que vivimos.

Entre los muchos fetiches que existen, el fetiche de pies es el más común, tanto así; que 7 de cada 10 fetichistas son fetichistas de pies

Conocido como Foot fetish en inglés, esta práctica se puede disfrutar en diversos grados. Una persona puede sentirse atraída por los pies debido a varios factores, como la forma y el tamaño de los pies y/o los dedos, la ropa en el área (como medias o usos de accesorios), el olor corporal o la interacción sexual con ellos.

Hay varias teorías sobre el origen de este fetichismo. Una se basa en la interpretación de Freud, vinculándola a experiencias que se originaron en la infancia.

En lo que respecta a la ciencia, explica: "Los pies y los genitales tienen áreas contiguas en el centro de la dirección de actividad del cerebro. Considerando que puede haber una conexión entre los dos. También señala, "Los pies, como los genitales, son zonas del cuerpo que suelen estar cubiertas, resultando excitante en otras personas al ser un área que a simple vista no pueden no pueden ver”.

Otra teoría sobre este fetiche es que los pies se han sexualizado a través de la pornografía, porque los actores de películas para adultos interactúan con todas las partes del cuerpo, incluidos los pies, generando excitación y sensualidad. Por lo tanto, quienes consumen este contenido eventualmente encontrarán una preferencia especial por esta parte del cuerpo.

Y según expertos, no es de extrañar que se encuentre satisfacción con los pies de otras personas, porque siguen siendo parte de las piernas, que son las extremidades con más actividad en el sexo.

 

Fetiche o parafilia

 

Las parafilias son un patrón inusual de comportamiento sexual en el que se genera placer por medio de un objeto, una situación determinada o un tipo específico de persona. Los expertos consideran que el fetiche de pies como una parafilia, que consiste en sentir excitación sexual por una parte del cuerpo que generalmente no está relacionada con el sexo o las zonas erógenas.

Las parafilias siempre han sido objeto de controversia, especialmente en el área de la psicología y la psiquiatría, porque se ha discutido si deben considerarse conductas patológicas. Aunque algunas parafilias implican delitos, como el voyerismo y la pedofilia, la mayoría de ellas son inofensivas y forman parte de la diversidad sexual humana.

Según los expertos en salud sexual, no se debe confundir el gusto por algo con el fetichismo o la parafilia. En una relación sexual, a todos nos pueden gustar cosas diferentes, pero a veces aquellos que tienen deseos sexuales “se obsesionan y dependen constantemente de este fetiche" para obtener placer o excitación.

Es importante reconocer cuándo una afición o un gusto peculiar se convierten en un problema. Si la persona es totalmente dependiente de los fetiches para el placer, si eso le hace sentir arrepentimiento y sigue buscando fetiches nuevamente, puede indicar que debe buscar ayuda profesional y comenzar un tratamiento que puede ser terapia o medicación.

 

Prácticas eróticas para realizar con los pies

 

Como mencionamos antes, en el Foot Fetish encontramos gustos muy variados. A algunas personas les gustan los pies pequeños, a algunas otras les gustan los pies grandes. Con uñas pintadas, o de forma natural. Con medias o descalzos. A veces puede estar relacionado con el atractivo de los zapatos (generalmente tacones altos), pero para algunos otros fetichistas de pies no. Para las personas a las que les gusta esta zona, tocar, masajear, oler, lamer, besar y comer los pies son prácticas muy eróticas.

 

Footjob, masturbación con los pies.

 

El término footjob se utiliza para referirse al acto sexual de masturbar a la pareja con los pies. Aunque este es un ejercicio que requiere cierta habilidad, puede ser muy excitantes para los fetichistas y para aquellos que no lo sean pero que están abiertos a nuevas formas de estimulación.

Como en cualquier acto sexual, lo mejor es estimular los genitales cuando ya hemos estimulado el cuerpo y la mente de otras formas. Si los pies serán los protagonistas, involúcralos en el juego previo. Puedes empezar con masajes en el área de la entrepierna, morder o chupar los dedos de los pies, o acariciar todo el cuerpo con las manos, los labios o directamente con los pies. Para aquellos que estén dispuestos a verlo de esta manera, esta parte del cuerpo puede ser muy sensual.

 

¿Cómo hacer un footjob?

 

Si queremos masturbar el pene de nuestra pareja, la postura más común es sujetarlo ambos pies y colocarlo entre los arcos de los pies. Empieza con movimientos de arriba y abajo. Los pies (generalmente) no son muy buenos en estas tareas, por lo que tu chico puede guiar tus pies con las manos y controlar la presión, la velocidad y el movimiento en todo momento.

Otra forma es estimular el glande con la planta de un pie, mientras que el otro pie sigue apoyando en el pene. Puedes variar colocando la planta del pie en el tronco del pene y usar los dedos para acariciar la punta del pene.

 

 

Para masturbar a la mujer, puedes colocar los dedos o el talón sobre el clítoris, presionar ligeramente y moverlos con mucha suavidad. También puedes utilizar las plantas de los pies o los dedos para estimular la entrada vaginal. Mueve hacia arriba y hacia abajo variando la presión del talón y los movimientos de los dedos. Aquí es imprescindible que la mujer guíe tanto los movimientos como la intensidad ya que el clítoris es una zona muy sensible, mientras que los pies no son muy delicados. También puedes penetrar la vagina con uno o varios dedos.

 

En ambos casos, es muy necesario usar lubricante en los pies y el pene o el clítoris para facilitar la estimulación.

 

Las posturas de dominación y de sumisión se relacionan bastante con el fetichismo de pies. Entre ellas, la práctica Footworship: adoración de los piesfetichismo. Y el Trampling, una de las más preferidas por los fetichistas.

 

Trampling, el placer de ser pisoteado

 

Es la acción de pisar el cuerpo de una persona con los pies descalzos o con zapatos. Lo más común es que las mujeres pisen a los hombres o practiquen entre dos hombres. El placer del Trampling está relacionado con la humillación y sumisión de estar bajo los pies de su Ama/o.

Para realizar esta práctica, deben asegurarse que las condiciones físicas sean las correctas y los pesos proporcionados, así evitarán algún daño o lesión en el sumiso. Puedes pisar todo el cuerpo, incluida la cara o el cuello (pero para llegar a estas zonas debes tener más control y experiencia). Para comenzar en el Trampling, puedes subir al pecho o el abdomen, que son dos zonas fáciles. Evita las articulaciones como rodillas o tobillos.

 

Otras prácticas de fetichismo de pies más reconocidas son las siguientes:

- Masaje: masajear los pies, que suele ser el primer contacto del fetichista con los pies.

- Barefoot: observación de los pies descalzos.

- Gagging: consiste en introducir el pie profundamente en la boca. Una de las prácticas más valoradas del fetichismo de pies.

- Tickling: algunas personas se excitan al hacer cosquillas a otras, y a algunas personas disfrutan recibiéndolas. Las personas que hacen cosquillas se llaman tickler, y las que reciben cosquillas se llaman ticklee.

- Footslap: esta práctica consiste en ser abofeteado/a con los pies.

 

¿Cómo hablar con tu pareja sobre tu fetichismo de pies?

 

El consejo más importante que podemos darte sobre cómo comunicar tu fetiche a tu pareja es que lo hagas cuando estés preparado y te sientas cómodo con tus sentimientos. Todos, dependiendo de cómo vean a su pareja, encontrarán la manera y la oportunidad de hablar. Hazlo más o menos paulatinamente, no fuerces ni insistas, pero hazlo, no te autocensures situaciones hipotéticas. En muchos casos, no lo intentamos porque no encontramos el momento indicado, porque no sabemos cómo expresarlo o, porque creemos que nos juzgarán. Tratar las cosas de forma natural ayuda a que se vean de esa manera. A veces es más fácil de lo que parece.

Encuentra el estado de ánimo y momento adecuado: en un lugar tranquilo, cuando ambos estén de buen humor y emocionalmente estables. El entorno afecta la forma en percibimos la información, así que organiza todo para que este a tu favor.

Explícale a tu pareja el motivo por el cual estás comunicando tu fetiche: tal vez porque solo quieras decirle a la otra persona que tiene este fetiche para que te conozca mejor. O quizás porque quiere proponerle intentar algo nuevo. Un masaje de pies puede ser una buena forma de comenzar, pero ten presente que tu pareja no tiene que aceptar todas las propuestas y eso está bien.

Un consejo que podemos dar a la pareja de un fetichista es mantener la mente abierta y escuchar sin juzgar. Entender solo se consigue escuchando de forma honesta. Entonces, lo primero es recibir las cosas sin estimaciones previas. Entendemos que esto puede ser muy complicado, porque la educación y la sociedad nos ha determinado que es lo "normal", lo que es “aceptable" y lo que no. Pero si pasamos por alto es, descubriremos un mundo apasionante.

También te puede interesar...
Artículos relacionados
Dejar un comentario
Deja su comentario

Menú