WhatsApp

¿Qué es el sexo tántrico?

Publicado en30/08/2021 por

El concepto de sexo tántrico proviene de una doctrina esotérica llamada "Tantra", una filosofía oriental que se originó del budismo y el hinduismo.

Por lo general, asociamos estas filosofías-religiones con el crecimiento personal, la meditación y/o la contemplación, y se entienden como un camino para la evolución espiritual.

El tantra busca trascender el plano sexual y transformar las relaciones en un encuentro íntimo profundo, a través de técnicas de meditación, con el objetivo de mantenernos "aquí y ahora", es decir, el momento presente.

 

¿Qué es el sexo tántrico?

 

El sexo tántrico es solo una parte de la filosofía Tantra, no solo se enfoca en los genitales, sino también en todas las partes del cuerpo. Se centra en la energía sexual de cada ser para alcanzar el éxtasis. En nuestra sociedad solemos asociar el mayor placer sexual con el orgasmo y la eyaculación. Pero, por el contrario, el objetivo del sexo tántrico no es la eyaculación, porque la eyaculación se considera una pérdida de energía. Por esta razón, se procura alcanzar el orgasmo sin necesidad de eyacular. 

El sexo tántrico tiene como objetivo comprender el sexo como un medio para ganar mayor sensibilidad y concentrar la energía cósmica. Esta es una forma de trascender el sexo tradicional que conocemos y practicamos. Poniendo en práctica técnicas ancestrales, enseñando cómo mover la energía sexual por todo el cuerpo para sanar, transformar e iluminar.

En esta experiencia se trata de explorar las polaridades energéticas femenino-masculino (yin y yang) de cada cuerpo - más allá del género o sexo -, combinando la sabiduría de todas las vivencias, expandiendo nuestra conciencia y existencia, en la vida y en el encuentro con otra persona.

Quienes practican el sexo tántrico aprenden a hacer circular esta energía con su pareja, formando un circuito que los recarga a ambos. Esta es una práctica que trasciende el cuerpo y lo físico. En el sexo tántrico, no hay lugar para distinguir entre los pros y los contras del cada género, de la belleza y la fealdad, de lo bueno y lo malo, de lo puro y lo impuro. Por tanto, el sexo tántrico es completamente normal, incluso superior a la normalidad de nuestra vida social actual.

 

¿Cómo hacer el sexo tántrico?

 

Para vivir el sexo tántrico, primero debes practicar el tantra. A continuación, te contaremos algunos principios y técnicas para hacerlo, enfocados en potenciar nuestra experiencia sexual.

 

Activa los 5 sentidos para mantenerte presente

 

Como mencionamos antes, uno de los fundamentos de la filosofía Tantra es permanecer en el aquí y ahora. Para el Tantra, el único momento para existir es el presente. La clave es concentrarse, dejar de lado las preocupaciones y las expectativas.

Presta especial atención a las sensaciones que estás experimentando en ese momento, y sé consciente del lugar, la situación, la piel, el cabello, el olor de tu pareja para abrir la puerta al flujo de sensaciones y energías entre los dos.

La mejor técnica para mantenerse presente es realizar la respiración tántrica antes del contacto sexual, porque el sexo tántrico se basa en la meditación. Las parejas deben sentarse desnudas con las piernas cruzadas y uno frente al otro. Cada uno debe intentar controlar su respiración y cerrar los ojos durante cinco minutos. Cuando lo logren, es el momento de conectarse con la respiración del otro y sincronizar ambas respiraciones.

 

El ambiente debe ser el adecuado. Pon música relajante

 

El ambiente juega un papel fundamental en el sexo tántrico. Encuentra o crea un entorno relajante con una temperatura agradable, atenúa las luces o enciende velas. Puedes cambiar las sábanas, poner música relajante y servir alguna bebida, por ejemplo, un té.

A la hora de prepararse para el sexo tántrico solo o en pareja, lo mejor es reservar algo de tiempo, porque en algunos casos las sesiones pueden durar una hora o más e intenta encontrar un ambiente cómodo. Esto puede ayudar a las personas a concentrarse por completo en la experiencia.

 

Explora e investiga sobre el tema. Videos de sexo tántrico

 

El sexo tántrico puede ser una experiencia nueva para algunas personas. Cuanto más conozcas sobre el sexo tántrico, es más probable que te sientas preparado. Prueba diferentes aspectos del sexo tántrico para determinar cuáles funcionan para ambos y practica la autoexploración por tu cuenta o con tu pareja.

Además, pueden buscar videos de sexo tántrico, que explican muchas posiciones que pueden probar durante el sexo tántrico. Las posturas sexuales tántricas están estrechamente relacionadas con el yoga y la meditación, muchas de las cuales se pueden realizar individualmente para fortalecer los músculos o en parejas para practicar juntos el control de la respiración. Por ejemplo:

Yab-yum: es la más popular en el mundo del yoga tántrico y la meditación. Es un símbolo de la unión divina. Debido a que se trata de meditación energética, Yab-Yum puede practicarse estando vestidos y seguir siendo muy eficaz. Sin embargo, pueden optan por hacer el amor en esta postura: el hombre debe sentarse con las piernas cruzadas, como en la postura de loto. Luego, la mujer se sienta sobre él con las piernas rodeando la cintura de su pareja y abrazándolo alrededor de su cuello. Para una experiencia más íntima, el hombre puede levantar suavemente a la mujer para penetrar más profundamente. Esta posición permite a la pareja disfrutar de un estado orgásmico intenso. La mujer mantiene el rol activo en esta posición, porque es ella quien balancea la pelvis de adelante hacia atrás.

Esta postura es la ideal para hacer el amor de forma lenta y sensual estando ambos abrazados, facilita el control de la energía sexual de la pareja y permite mantener el contacto visual para lograr una buena armonía y conexión física.

 

Contener la eyaculación. Dominio del orgasmo

 

El sexo tántrico se caracteriza por no buscar del orgasmo como resultando de un encuentro sexual, sino que sea parte de la conexión con la otra persona. 

Cuando se produce la eyaculación, los hombres pierden energía física y se tarda un tiempo en recuperarse, por lo que muchas personas se interesan por el tantra para dominar el proceso de eyaculación. El dominio de la eyaculación nos lleva al orgasmo valle, que consiste en orgasmos por todo el cuerpo, no siendo el orgasmo el fin del coito porque la erección no cede y el clítoris puede seguir estimulándose sin molestias.

Una técnica tántrica para aumentar la conciencia del momento de la eyaculación es practicar la percepción del instante previo, es decir, detenerse en el momento en que estás a punto de eyacular. Después de unos segundos, puedes volver a la acción. La clave es escuchar activamente tu cuerpo, a través de tu cuerpo podrás anticipar el llamado "punto no retorno" y detectar cuales son las sensaciones placenteras que te provocan un orgasmo inminente.

Otra técnica consiste en controlar el músculo pubocoxígeo en la parte inferior de la pelvis mediante ejercicios de Kegel. Una forma de controlar y fortalecer estos músculos es inhalar, contener la respiración y contraer el área antes de exhalar. En la estimulación del pene, cuando te acercas al punto de no retorno, en lugar de detener la estimulación, aguanta la respiración y contrae los músculos antes mencionados. De esta forma, puedes alcanzar el orgasmo sin tener que eyacular.

En primer lugar, trabaja estas técnicas individualmente. Cuando ya tengas cierto dominio, practica con tu pareja.

 

Exploración del valle y de un universo nuevo

 

El tantra también se conoce como el culto a lo femenino. A las características arquetípicas de la experiencia de vida femenina, en términos de ternura, escucha, suavidad y sensibilidad. Del mismo modo, las mujeres son las creadoras de la vida, no solo porque tienen hijos, sino también porque necesitan cuidados especiales en cuanto al ciclo y tiempo de la sexualidad.

El hombre tántrico tiene tendencia a acompañar y prestar su esencia para que la mujer disfrute. Esta atención especial al placer de la mujer, a su vez, tendrá un impacto en él mismo. Para ello, un hombre debe mostrar una actitud de atención y aceptación hacia el cuerpo de su pareja: escucharlo, percibirlo, sentirlo con sutileza y en su totalidad. El aumento de la libido femenina también provocará intenso placer en el hombre.

Además, el cuerpo humano es un universo por descubrir y podemos despertar diferentes zonas erógenas. Para hacer esto, los miembros de la pareja deben tomar un papel blanco, y cada uno dibujar el cuerpo del otro por delante y por detrás. Usando colores diferentes, cada uno coloree las partes del cuerpo de su pareja que considera erógenas. Luego comparan sus ideas. En el siguiente encuentro sexual, pongan en práctica sus descubrimientos.

 

¿Ya conocías la filosofía del Tantra? ¿Te gustaría vivir el sexo tántrico y salir de todo lo convencional? Cuéntanos.

También te puede interesar...
Artículos relacionados
Dejar un comentario
Deja su comentario

Menú